cultura

MARIO MOLINA, CIENTÍFICO MEXICANO, GANADOR DEL PREMIO NOBEL 1955

El día de ayer, 7 de octubre de 2020, se dio a conocer que el ingeniero químico Mario Molina, ganador del Premio Nobel de Química 1995, murió a los 77 años de edad a causa de un infarto.

José Mario Molina Pasquel y Henríquez, fue un científico mexicano que nació en la Ciudad de México el 19 de marzo de 1943. Hijo de Roberto Molina Pasquel, diplomático y especialista en derecho y Leonor Henríquez Verdugo.

Se graduó de ingeniero químico en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1965. Posteriormente obtuvo un posgrado en Cinética de Polímeros por parte de la Universidad de Feiburg, en Alemania occidental en 1967 e hizo su doctorado en Fisicoquímica en la Universidad de California en Berkely, de la que se graduó en 1972.

PREMIO NOBEL DE QUÍMICA 1995

En 1974 Mario Molina y Frank Sherwood Rowland iniciaron con la investigación de la amenaza que suponía el uso de gases CFC (clorofluorocarbones), sobre la capa de ozono, lograron demostrar que los átomos de cloro que genera la descomposición de los CFC, destruyen al ozono. Fue la primera vez que se advirtió del peligro que corría la capa de ozono.

En 1970, el danés Paul Crutzen, del Instituto Max-Planck de Química de Mainz, Alemania, halló que los gases contaminantes tienen un efecto destructor en la capa de ozono, sin descomponerse.

Para 1985, Molina se dio cuenta del agujero de la capa de ozono que estaba en la Antártida, fue así como su trabajo junto con el de Rowland y Crutzen volvió a tomar relevancia.

El 11 de octubre de 1995, Molina, Rowland y Crutzen, recibieron el Premio Nobel de Química, por su trabajo sobre cómo los gases de cloro, bromo, dióxido de carbono, y otros, son una amenaza para la capa de ozono de la Tierra.

PREMIOS

Entre otros premios que galardonaron el trabajo de Mario Molina están el Premio Tyler (1983), el Essekeb (1987) que concede la American Chemical Society, el Newcomb-Cleveland, de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (1987), por un artículo publicado en la revista SCIENCE que explicaba sus trabajos sobre la química del agujero de ozono en la Antártida. Y la medalla de la NASA (1989) en reconocimiento a sus logros científicos. Mario Molina ha señalado en alguna ocasión que cuando eligió el proyecto de investigar el destino de los CFCs en la atmósfera, lo hizo simplemente por curiosidad científica.

Molina fue catedrático e investigador de la UNAM (1967-1968) asociado posdoctoral de la Universidad de California, Berkley (1972-1973); profesor de la Universidad de California en Irvine (1975-1982); investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro del Instituto Tecnológico de California de 1982 a 1989 y del célebre Instituto Tecnológico de Massachusetts en 1989-2004.

Fue miembro de El Colegio Nacional, perteneció a importantes sociedades científicas de México y EU, se dedicó a investigar la química de los procesos de contaminación que ocurren en las capas bajas de la atmósfera, así como a promover acciones conjuntas para enfrentar el deterioro del aire en las grandes urbes. En 2005 en México se fundó el Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente.

Mario Molina fue asesor del equipo del presidente estadounidense Barack Obama para cuestiones del medio ambiente en noviembre del 2008.

En 2015 se inauguró el Edificio Mario Molina en la Ciudad Universitaria de la UNAM, orientado a buscar soluciones a problemas relacionados con la protección ambiental, el uso de energía y la prevención del cambio climático.

Referencias

https://www.eluniversal.com.mx/ciencia-y-salud/mario-molina-el-cientifico-mexicano-mas-reconocido-en-la-historia
https://www.lifeder.com/aportaciones-mario-molina/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *